Mi mascota...

viernes, 23 de mayo de 2008

A ti mujer!!!!!

La dedicación a las ocupaciones del hogar, constituye un verdadero trabajo profesional. No tiene precio. Es un trabajo que es tan alto como el más alto. Realmente es un tesoro el trabajo que tenemos entre manos. Y el hogar de cada familia, es el lugar propio para el crecimiento de la personalidad de cada uno de sus miembros, padre, madre, hijos, abuelos. La atención a la familia será siempre, para la mujer, su mayor dignidad. En el cuidado de su marido y de sus hijos, en su trabajo por hacer a su alrededor un ambiente acogedor, la mujer cumple lo más insustituible de su misión y, en consecuencia, puede alcanzar ahí su perfección personal. Todo esto compatible con participar en aspectos de la vida social y política. También aquí la mujer puede dar una valiosa contribución como persona, aportando sus cualidades femeninas.

1 comentario:

Martha dijo...

Estoy de acuerdo contigo rinxi, pues es verdad que el mejor sitio para encontrar la dignidad como persona, en la mujer es el hogar.

No quiero decir con esto que ésta no pueda salir a trabajar fuera del hogar si es necesario, pero, veo a muchas que salen a trabajar fuera de casa sin tener necesidad, sólo por querer sentirse realizadas y admiradas por otros/as compañeros/as de trabajo.

Esto me dá pena, pues la mujer es el quicio de la familia y si para ella no es ésta su principal ocupación esa familia será más vulnerable ante cualquier "ataque externo".

La mujer es fuerte, valiente, duce, delicada, comprensiva, sabe demostrar su cariño sin esperar nada a cambio; transmitir estos valores es fundamental en una familia, pues la familia es la base de la sociedad y la sociedad la formamos todos.

De ahí que la mujer sepa priorizar en sus trabajos y ocupaciones y que sepa ver si aquello aportará un bien a los miembros de su familia o no.
No debemos pensar sólo en nuestras necesidades personales, sino, en si lo que sea que hagamos va a ser bueno para los que una tiene a su cargo.

Un beso.
Martha.